Editorial Feature

Descubre la arquitectura única de Antoni Gaudí

Realiza un recorrido por 11 de los edificios más conocidos del arquitecto

Antoni Gaudí fue un arquitecto español y el principal representante del modernismo catalán, un movimiento centrado en la reivindicación de la identidad catalana a través de diferentes vías artísticas y culturales. El estilo de Gaudí también estuvo influenciado por el arte neogótico, las técnicas orientales y el estilo decorativo de la arquitectura modernista, resultando en diseños elaborados y ostentosos.

La obra de Gaudí se vio impulsada por sus pasiones: arquitectura, naturaleza y religión. Cada detalle de sus edificios era cuidadosamente pensado y se aseguró de incluir trabajos de artesanía como cerámica, vidrieras, herrería y carpintería. También introdujo nuevas técnicas en cuanto al uso que hacía de los materiales, como el trencadís, que empleaba piezas de cerámica de desecho.

La mayoría de sus edificios se pueden observar en Barcelona y siete de sus proyectos están actualmente declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aquí realizamos un recorrido por algunas de las obras más conocidas y únicas de Gaudí, en todas ellas con ayuda de Street View.

Sagrada Familia, Barcelona, ​​1882-present

La Sagrada Familia, es una gran iglesia católica inacabada en Barcelona y probablemente el edificio más reconocible de Gaudí. La construcción del proyecto comenzó en 1882 bajo dirección del arquitecto Francisco de Paula del Villar. Este renunció en 1883 y Gaudí asumió el cargo de arquitecto jefe, transformando por completo el proyecto a su estilo, que combinaba las formas gótica y modernista. Gaudí dedicó su vida al proyecto y para el momento de su muerte a los 73 años, en 1926, se había completado menos de una cuarta parte del edificio.

Las razones para esta demora se encuentran principalmente en el hecho de que el proyecto se ha basado únicamente en donaciones privadas. Los avances tecnológicos aceleraron la construcción y en 2010 el proyecto ya había alcanzado su primera mitad. El mayor desafío del edificio sigue siendo la construcción de diez torres más, cada una de ellas símbolo de una figura bíblica importante del Nuevo Testamento. Se dice que el edificio se completará en 2026, año del centenario de la muerte de Gaudí.

Parque Güell, Barcelona, ​​1900-1914

Situado en Barcelona, ​​el parque Güell es un sistema de parques públicos formado por jardines y elementos arquitectónicos en el monte Carmelo. Gaudí recibió el encargo de diseñar el parque a petición del conde Eusebi Güell, que quería construir un elegante parque para la aristocracia barcelonesa. Construido entre 1900 y 1914, se abrió oficialmente en 1926.

El parque refleja los excesos artísticos de Gaudí en aquel momento. Durante la primera década del siglo XX, el arquitecto perfeccionó su estilo personal y se inspiró en formas orgánicas. Empleó columnas de piedra curvada, así como ladrillo y piedra local para preservar el aspecto natural del paisaje. Destacan estructuras que se elevan desde el suelo como árboles y la decoración en mosaico que cubre paredes, bancos y elementos ornamentales.

Casa Milà, Barcelona, ​​1906-1912

Casa Milà fue la última residencia privada diseñada por Gaudí, siendo construida entre 1906 y 1912. El edificio recibe el sobrenombre de "La Pedrera" ("cantera") en referencia a su aspecto áspero y ondulado.

El edificio está dividido en nueve niveles y en el techo se encuentra la famosa terraza de esculturas. Con un sentido práctico, la estructura contiene tragaluces, escaleras de emergencia, ventiladores y chimeneas, pero cada una de estas funciones presenta una cualidad escultórica que la integra en el edificio. La fachada de piedra no tiene función portante, al ser vigas de acero con la misma curvatura las que soportan el peso de la fachada, uniéndola a la estructura. Esto permitió a Gaudí diseñar la fachada sin restricciones estructurales y darle una geometría orgánica continua.

Casa Batlló, Barcelona, ​​1904-1906

Se dice que Casa Batlló es una de las obras maestras de Gaudí y una remodelación de una casa previamente construida. El arquitecto rediseñó la vivienda en 1904 y el nombre local del edificio es "Casa dels Ossos" ("casa de los huesos"), debido a sus cualidades esqueléticas y orgánicas.

El edificio combina formas de animales, curvas en forma de vid y toques de hueso y esqueleto combinados con relucientes trozos de cerámica vidriada y vidrio. Se trata de un ejemplo de la arquitectura modernista, una escuela de artistas decorativos franceses de la década de 1890 que se inspira en las formas sinuosas de las plantas y la naturaleza. Como en muchos de los proyectos de Gaudí, existe una recurrente imaginería religiosa. En el edificio se encuentran de forma incrustada y semioculta imágenes religiosas y textos en las plantas superiores, así como en los pequeños detalles que se encuentran alrededor de la fachada.

Casa Vicens, Barcelona, 1877-1888

Terminada en 1888, la barcelonesa Casa Vicens es la primera propiedad residencial diseñada por Gaudí y es considerada uno de los primeros ejemplos de arquitectura modernista. Lo que hace que este edificio sea único es la combinación de estilos que se suman al modernista, incluido el oriental, el neoclásico y, en especial, el morisco, con las cúpulas decoradas. El uso de una mezcla de materiales fue también importante para Gaudí: hierro, vidrio, azulejos de cerámica y cemento.

En este edificio, Gaudí demuestra su ruptura con la tradición y Casa Vicens representa un nuevo capítulo en la arquitectura catalana, así como el inicio del éxito de Gaudí, que tenía solo 31 años cuando recibió el encargo por parte del corredor de bolsa Manuel Vicens i Montaner. Siguió siendo residencia privada durante más de 130 años. Pero en 2017, ya Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, abrió al público como museo tras ser adquirida por el Banco de España en 2015.

Cripta de la Iglesia de la Colonia Güell, Barcelona, ​​1889

La Iglesia de la Colonia Güell es una obra inacabada de Gaudí construida en 1889. Fue construida como lugar de culto para los trabajadores de una colonia obrera cercana a Barcelona. La Colonia Güell fue creación del conde Eusebi de Güell; sin embargo, en vista de la pérdida de beneficios de los negocios de Güell, el dinero se agotó y únicamente se completó la cripta.

En el 2000, unos arquitectos locales comenzaron a reparar la cripta. Si bien esta iniciativa eliminó los aspectos debidos a la naturaleza inacabada del edificio, también lo convirtió en una estructura más apropiada para el turismo y en la actualidad los visitantes pueden permanecer en pie sobre el tejado, que habría debido ser el suelo de la iglesia.

Colegio Teresiano, Barcelona, ​​1888-1890

Situado en el barrio de Sant Gervasi de Barcelona, ​​el Colegio Teresiano fue un proyecto realizado entre 1888 y 1890. Al igual que la Sagrada Familia, Gaudí se hizo cargo de este proyecto cuando ya se había iniciado. Las limitaciones de tiempo obligaron a Gaudí a echar mano de su imaginación y crear una nueva visión en tan solo dos años.

El edificio consta de un piso inferior más tres pisos sobre un plano rectangular. La planta baja y la primera albergan aulas y oficinas, mientras que las dos plantas superiores contienen los dormitorios de las religiosas y de las alumnas. La estética del edificio está inspirada en el movimiento neogótico, en concreto en las ideas del arquitecto francés Viollet-le-Duc. Este estilo significó un renacimiento de la arquitectura medieval gótica, al incluir elementos como patrones decorativos, remates, ventanas de lanceta, goterones y estribos de arco.

Portal Miralles, Barcelona, ​​1901-1902

Aunque no es exactamente un edificio, esta entrada es un trabajo menor de la cartera arquitectónica de Gaudí, pero aun así destaca por el estilo y por las soluciones arquitectónicas que aplicó en cada proyecto que emprendió. A Gaudí se le encargó la tarea de crear el portal de entrada que daba a una casa construida por el también arquitecto Domènec Sugrañes.

Su característica más notable es la pared ondulada. Realizada en piedra con mortero, está adornada con un mosaico de trencadís blanco y, sobre este, se encuentra una parrilla que recuerda a una red de pesca rematada con clavos. El encargo le llegó del industrial Ermenegild Miralles y Gaudí se divirtió experimentando en el taller de Miralles, quien le permitió probar materiales.

Palacio Episcopal, León, 1889-1915

El Palacio Episcopal de Astorga fue construido entre 1889 y 1913 y se enmarca en el estilo modernista catalán popularizado por Gaudí. Pertenece a los únicos tres edificios que Gaudí construyó fuera de Cataluña. Tras la destrucción del Palacio Episcopal original en un incendio en el siglo XIX, el obispo Grau pidió a su amigo Gaudí que diseñara la nueva construcción.

El edificio está construido en granito gris de El Bierzo y muestra un estilo neomedieval que encaja en su ubicación próxima a la catedral. Sin embargo, los arcos de la entrada con contrafuertes y las chimeneas integradas en las fachadas laterales son más típicos de la obra posterior de Gaudí. El palacio se completó entre 1907 y 1915, pese a haberse aprobado el diseño en 1889. Las demoras fueron producto de los desacuerdos que tuvo Gaudí con el consejo local tras la muerte del obispo Grau en 1893.

Torre Bellesguard, Barcelona, ​​1900-1909

La casa Bellesguard, construida entre 1900 y 1909, usa formas rectilíneas (formas compuestas por líneas rectas y esquinas angulosas), raramente vistas en la otra obra de Gaudí. El arquitecto se inspiró en el castillo medieval de Martín I, también conocido como Martín el Humano, el último rey de la dinastía catalana de la Casa de Barcelona, ​​que residió en Bellesguard hasta 1410. El castillo de Gaudí es una mezcla de estilo modernista y gótico, y permitió al arquitecto restaurar las ruinas del palacio medieval, que ahora forman parte de los terrenos de la propiedad.

Casa Botines, León, 1891-1892

La casa Botines, construida entre 1891 y 1892, es un edificio modernista en León que fue adaptado para servir como sede de Caja España, una caja de ahorros local. Mientras Gaudí se encontraba terminando la construcción del Palacio Episcopal de Astorga, su amigo y mecenas Eusebi Güell le recomendó para que construyera una casa en el centro de León. Simón Fernández y Mariano Andrés, propietarios de una empresa que compraba las telas de Güell, encargaron a Gaudí la construcción de un edificio residencial con un almacén. El apodo de la casa proviene del apellido del antiguo propietario de la empresa, Joan Homs i Botinàs.

Con la casa Botines, Gaudí quiso rendir homenaje a los emblemáticos edificios de León. De este modo, diseñó un edificio de aire medieval y con numerosas características neogóticas. El edificio consta de cuatro plantas, un sótano y un ático. Gaudí eligió un tejado inclinado y situó torres en las esquinas para reforzar la sensación neogótica del proyecto. A fin de ventilar e iluminar el sótano, creó un foso alrededor de dos de las fachadas, técnica que repetiría en la Sagrada Familia de Barcelona.

Créditos: todos los contenidos multimedia
Comparte este reportaje con un amigo
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil