Separados al nacer

Aquellos superiores, europeos de pura sangre humana. Los avanzados, aquellos supuestos hermanos mayores. Colonizadores, hambrientos de enseñarnos aquello que nosotros desconocíamos. Claro, ellos habían crecido. Nosotros solo éramos unos bebés a los que había que enseñar a andar. Vinieron con sus costumbres, con su cultura avanzada en la que mataban en nombre de sus creencias y por el mismo nombre venían a darnos lecciones. Claro, ellos tenían barcos grandes, armas que disparaban fuego y nosotros, ¿qué teníamos?. Sólo especias que nos hacían cultivar una y otra vez, Frutas y en nuestro suelo piedras que brillaban. Nosotros eramos felices. Ahora nos llevan de viaje. Nos llevan a hacer el trabajo de sus poblados. Esclavos nos llaman. Después crecimos. Un tal Lincolm nos dio libertad en el Nuevo Mundo. ¿Libertad? No, solo un acercamiento a nuestra etapa de adolescencia. Tardamos cientos de años en llegar siquiera a una etapa de madurez y no porque no quisiéramos crecer. No. Es que los que se creen nuestros hermanos mayores, perfectos, áureos y claros de piel son aquellos que se empequeñecieron, mientras nosotros seguimos creciendo aún por esos años 2000. Algún día entenderán que somos gemelos que nos separamos al nacer.

Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile