Gustav Klimt

Gustav Klimt es una de las personalidades artísticas más atrayentes del siglo XX.Nació en Viena, el 14 de julio de 1862, en el suburbio de Baumgarten. La familia de Klimt era modesta y numerosa. La precaria situación familiar nor permitió a los hermanos Klimt estudiar en el Gymnasium, que daba acceso a la Universidad, por lo que optaron por la Bürgerschule, una escuela del pueblo. Desde muy pequeño, Klimt demostró sus dotes artísticas y destacó especialmente en la práctica del dibujo. En 1876, ingresó como alumno de la Kunstgewerbeschule, la Escula de Artes y Oficios de Viena. En ella, Gustav klimt destacó especialmente por su capacidad para el dibujo artístico. En un primer momento, realizó copias de yesos y otras obras pero, a partir de 1880, y hasta 1883 en que se graduó, pinto desnudos al natural, marcando su estilo desde entonces.

La vida es una lucha (1903), óleo sobre lienzo, 100 x 100 cm. Nueva York: Galerie St. Etienne. Klimt representa al caballero de la reluciente armadura dorada como si fuera un retrato de la época medieval. Simboliza la fuerza salvadora del arte, la lucha victoriosa contra las fuerzas adversas de lo material.
Amigas (Serpientes acuáticas) (1904-1907), aguada y oro sobre pergamino, 50 x 20 cm. Viena: Österreichische Galerie. Composición lésbica con una mayor dosis de simbolismo y decorativismo. Ondeando en una corriente de líneas serpenteadas que mostraban su lascividad y provocativismo.
Esperanza II (1907-1908), óleo sobre lienzo, 110 x 110 cm. Nueva York: Museum of Moderm Art. Klimt recuperó la esencia de la feminidad perfecta. A los pies de la mujer, se encuentran figuras alegóricas. Creando un efecto de "pegado" que vincula al cubismo.
El beso (1908-1909), óleo sobre lienzo, 180 x 180 cm. Viena: Österreichische Galerie Gustav Klimt representa a una pareja de amantes unidos por el beso y un abrazo que se convierte en una especie de bloque indestructible. La situación idílica de los dos cuerpos en un prado lleno de flores, símbolo inequívoco del paraíso y la libertad de acción, queda rota por la amenaza latente del precipicio en el que ya están los pies de la mujer.
Judith II (1909), óleo sobre lienzo, 178 x 46 cm. Venecia: Galleria d'Arte Moderna. La figura femenina sigue siendo el motivo referente, cargada de agresividad, estado que demuestra en la posición crispada de sus manos. Salomé, la joven que provocó la decapitación del Bautista, resalta el decorativismo de la figura en pan de oro y fragmentos de colores. En la zona baja, sobresale la cabeza de Holofernes, tras haber sido seducido y ejecutado por Judith.
Muerte y vida (1910-1915), óleo sobre lienzo, 178 x 198 cm. Viena: Leopold Museum. Klimt sustituyó el fondo dorado por la tela verdoso, reforzando el tono expresionista y lúgrube. El ciclo de la vida con la constante amenaza de la muerte. El grupo de cuerpos no parece sentirse amenazado por ella, ya que ni siquiera parece advertir su presencia.
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile