''Niño feliz''... debería ser redundancia

INMENSA ALEGRÍA DE SERVIR Ya lo decía Gandhi, si no sirves para servir, no sirves para vivir. Supongo que servir es un sentimiento casi innato que todo ser humano, por lo general, experimenta al menos una vez en su vida. El ejemplo más claro es la crianza de los niños. El ser humano es el único animal que necesita de otro ser humano para poder sobrevivir. Los padres pasan los primeros años de la vida de sus hijos proporcionándoles todo lo que necesitan para poder sobrevivir, alimentándolos, bañándolos, protegiéndolos, cuidándolos. La vida del bebe depende directamente de su cuidador. Pero también la vida de los seres humanos depende en muchas ocasiones de los propios seres humanos. Los conflictos entre países, la gran desigual repartición de la riqueza, la mala distribución de los recursos, las familias desestructuradas, las catástrofes naturales son día a día la causa de la muerte o de la mala condición de vida de muchos seres humanos. Nada que no se pueda mejorar si consiguiéramos entender que el concepto de servicio, y actuáramos con el prójimo tal y como actuamos cuando criamos a nuestros hijos. No hablo desde un mundo fantasioso en el que todo sea de color rosa, pero, con los pies en la tierra me atrevo a decir que la humanidad viviría mejor si cada uno buscara su felicidad en hacer el bien y ver felices a los demás. Tambien lo dijo, el verdadero secreto de la felicidad consiste en hacer felices a los demás, y los que hemos experimientado esa sensación, sabemos que es cierto.
BUSCA LO MÁS VITAL En la fotografía podemos ver a un niño sentado sobre un oso, dicho niño tiene una posición relajada y parece estar feliz. Por esta razón la imagen nos muestra la confianza que el niño tiene con el animal. Podemos relacionar este vínculo con el que baloo tenía con mowgli en el libro de la Selva. Baloo en el libro de la selva era el oso bezudo que enseña la ley de la manada a los lobos y a mowgli, el que refiere dejarle cardenales a mowgli a que algún animal lo dañe por su ignorancia. Se puede decir que baloo es el educador de mowgli, y los niños suelen mostrar un gran afecto hacia sus educadores. Es un cariño recíproco, en este caso tanto es el cariño que profesaba Baloo por el niño que es el último animal en abrazar a Mowgli antes que él se vaya de la selva a la manada de los hombres. En el movimiento Scout, baloo es el responsable que encarna la sabiduría, el oso maestro que enseña a los niños las normas y los valores del grupo. Baloo enseña a los lobeznos a ser alegres, pensar ante todo en los demás, ser limpio y ordenado y tener los ojos y los oídos bien abiertos. Esto nos puede llevar a la infancia, como los niños/as aprenden de sus educadores, ese lazo fraternal,
CARGADOS DE DEBERES Hoy, más que nunca me doy cuenta que jugar en la calle se ha convertido en la asignatura pendiente de las nuevas generaciones. Yo a su edad no pedía blackberry, ni wii, ni play station, ni xbox. Yo salía al templete del paseo de arriba con mis patines nuevos, hacia carreras con los coches teledirigidos y odiaba las muñecas pero era feliz paseando a mi perrita en el carrito. La hora de irme a casa era cuando oscurecía y mi madre no me llamaba al móvil sino gritaba por la ventana. No olvidemos que antes de dormir preparaba la cena en mi mega cocinita. Fuimos niños de plazoleta. Y que felices... Enseñales a los niños a creer en los ideales, a sentir con la música. Enseñales a trabajar todos los días en un pequeño proyecto, diferente siempre. Estimula su imaginación con juguetes que ellos mismos puedan crear. Enseñales que la vida es ser feliz y que todo lo que llegue a nuestras manos debemos dejarlo mejor de lo que estaba cuando lo encontramos.
¡Qué bello es vivir! Cuando grande quiero ser feliz. De niños soñamos con ser adultos. De adultos soñamos con volver a ser niños. Solo cuando estoy enfermo valoro la grandeza de estar sano. Solo cuando alguien se marcha valoro su compañía. Y así nos pasamos la vida, sin valorar lo que somos y tenemos. Sin ver la felicidad y la belleza en algo tan sencillo como es vivir. Yo, como soy una optimista irremediable, os invito a caminar por la vida con los ojos y los oídos abiertos. Porque he alcanzado el éxtasis de felicidad en un montaña, sin necesitar más que la naturaleza, disfrutando de cada color que puede ofrecernos, sin más sonido que el de los ciervos correteando. Al igual que he sido feliz con simple abrazo de un ser querido, o una cena con unos viejos amigos. Yo os invito a encontrar la felicidad en cosas simple, porque no hay nada más simple y natural que la propia felicidad. Ahora quiero ser feliz. De mayor quiero ser feliz.
LA HUMANIDAD ES UNA Los niños, que están locos por vivir, llenos de energía y vitalidad; aman la vida no porque estén acostumbrados a vivir, sino porque están acostumbrados a amar. Ningún niño nace racista, ni homofogo, ni tan siquiera de izquierdas o de derechas. Para un niño el juego es la vida, pocas cosas les hacen más felices que jugar con otros niños, y cuando apenas son bebes no ponen distinción alguna para elegir compañero de juego, da igual que sea guapo o feo, negro o blanco, que su madre sea médica o limpiadora, que de mayor quiera ser astronauta o futbolista. Pero la mentalidad de la temprana infancia lamentablemente no dura para siempre, y parece comprobarse que mientras crecemos y nos van educando en valores a la vez, la propia sociedad, nos va deseducando. Parece que nos hacemos mayores y nadie se salva de los prejuicios en esta sociedad, es como si fuera nuestro medio natural, y de esta manera a todo aquél que piense o sea diferente a nosotros tendemos a etiquetarlo. Como si hubiera una raza superior o una ideología, profesión mejor en valores que otras, la cual nos hará buenas o malas personas y nos darán el derecho a juzgar a todo aquel diferente a nosotros, haciendo clasificaciones, y dejando o incluso olvidando que todos somos personas y que la humanidad es solo una. Debe ser muy gratificante dividir el mundo en buenos y malos y estar convencido de que estamos en el lugar correcto. A veces me asalta la inquietante sensación de no conocer a la humanidad, de no conseguir comprender el comportamiento humano. Son demasiadas actuaciones ilógicas, demasiadas cuestiones sin respuestas. Mientras tanto, pasaré la vida envidiando la forma de vivir y actuar del niño..
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile