Escultura barroca italiana y española

Pequeño proyecto para una exposición muy ambiciosa; lo raro en Italia frente a lo esperado en España.

Resulta curioso el rótulo de esta imagen de Giovanni Francesco Susini rebautizada como "Antonio" por el museo. No obstante, el autor destacó, entre otras cosas, por ser ayudante de Bernini en su Rapto de Dafne.
Es una pena que no encontremos mejores trabajos de Bernini, no obstante en esta Obra se puede apreciar la frialdad del retrato en su gesto, transmitiendo cuanta psicología hay en el rostro.
Gregorio Fernández pertenece a la escuela castellana. Sus trabajos exaltan el dolor en su más profunda agonía. Rostros atormentados que provocan en el espectador un efecto deseado, es decir, una contrición y un arrepentimiento necesario para comprender la fe de Trento.
Resulta muy curiosa esta preciosa Obra anónima que a juzgar por el talante, los gestos y la figura parece esculpida por una Escuela sevillana. Obsérvense los pliegues de la ropa y el rostro tan parecidos al estilo de Martínez Montañés.
Alonso Cano imprime en esta obra una narrativa poética de un genio espectacular. El dominio de las formas y la vibrante tensión de la figura con el cordero clemente, sobrecogen al espectador incluso cuando acaricia con su mirada la delicadeza de las vestiduras.
Esta escultura de San Juan Evangelista se le atribuye a Martínez Montañés. El pliegue de la ropa y el gesto barroco de la mirada al cielo, dice a tenor de los expertos, que la figura fue esculpida por el Maestro.
Nada se sabe de esta bella obra atribuida a Bernini, más que lo que se puede apreciar en los rasgos que algunos expertos le han atribuido al autor.
Otro claro ejemplo de la delicadeza de la Escuela andaluza, que junto a la Magdalena penitente del Museo del Prado, personalmente me parecen dos obras maestras.
La Roldana goza del privilegio de ser la primera mujer escultora del Barroco conocida. Hija de Pedro Roldán (1624-1699), se formó en los talleres de su padre en Sevilla. Prolija trabajadora realizó desde belenes hasta figuras para procesionar.
Francisco Ruíz Antonio Gijón quizá fuera discípulo de Francisco Roldán, pero en cualquier caso sí perteneció a la Escuela sevillana. Los gestos y rostros comedidos donde el dolor deja paso al éxtasis y el sosegado encuentro con la fe, son un buen testimonio de ello.
Foggini fue más aclamado por la arquitectura florentina que por la escultura, sin embargo en esta obra se puede apreciar la fuerte influencia romana que recibió, sobre todo a cuenta de bronces que como este dedicó a la exportación.
Sin duda un claro ejemplo de la gran influencia que ejerció Martínez Montañés al otro lado del océano. Y téngase también en cuenta el tiempo transcurrido, debido también a lo largo de la travesía y el tiempo que se tomaba para impregnar el Nuevo continente.
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile