TRANSCURSO DE LA VIDA

Esta galería nos va a servir para reflexionar sobre la vida en general y todas la etapas que atravesamos las personas durante la misma. Cada etapa está caracterizada por sentimientos o formas diferentes de vivir y entender la vida. Por ello considero oportuno dedicar unos minutos para reflexionar sobre qué nos evoca cada etapa, centrándonos en una imagen concreta, con una música que nos envuelva y dedicar unas palabras.

AGUA Y TRANSCURSO DE VIDA Desde que nacemos hasta que nos convertimos en personas adultas con nuestras ideas, pensamientos y objetivos, atravesamos por otras fases del ciclo vital. En los primeros años de vida requerimos del apoyo y asesoramiento de nuestros padres o personas de referencia. Sin embargo, vamos atravesando por momentos de inseguridades, conflictos morales internos y numerosas tentaciones que tratarán de desviarnos del camino que hemos elegido, momento íntimamente relacionado con la fase adolescente. Como se puede observar en la imagen, el agua está bastante presente y aparece sutilmente escrita al fondo de la misma. El agua, a su vez, es un elemento esencial para que exista vida humana por lo que está presente en todas las fases del ciclo vital. Además a mi me sugiere el agua el medio de renovación, purificación y limpieza del alma, mediante el cual producimos cambios en nosotros mismos.
AMOR Y REPRODUCCIÓN No podemos negar que para que exista vida hay una serie de requerimientos básicos como el agua y el oxígeno. Sin embargo, para que haya vida humana existe un elemento que no es básico pero si realmente necesario, y es que al tratarse de seres sociales debemos amar y ser amados. Este amor puede verse reflejado en la reproducción como forma de dar vida a una tercera persona como fruto del amor y pasión presente en la pareja. En este cuadro podemos observar a Venus y Adonis, representantes del amor y erotismo en la mitología griega. Así como también encontramos un niño que refleja la reproducción, aparece junto con un perro que indica fidelidad y un cisne que puede revelarnos la pureza y realidad de ese amor.
SOLEDAD Y VEJEZ Imagen relacionada con la vejez siendo considerada como aquel momento de nuestra vida en el que nos encontramos sumidos en una profunda soledad. El atardecer nos recuerda a un momento melancólico y que se acerca el final de nuestra existencia. Además, podemos relacionar el final de la vida con el final de la ciudad que se muestra en la imagen, Venecia, ya que se considera que ésta va a acabar siendo inundada. El final de la existencia como consecuencia de la incompetencia de las personas que construyeron la ciudad.
JUVENTUD VS. VEJEZ: DOS ETAPAS VITALES MUY DIFERENTES ENTRE SÍ La concepción de la vida que puede tener un joven en relación a la de anciano son bastante diferentes. Esto puede observarse en sus ganas de afrontar y vivir la vida frente al cansancio y añoranza por lo vivido, las inseguridades frente a la sabiduría y experiencia, las inestabilidades emocionales frente a la supuesta estabilidad, entusiasmo por adelantar el futuro frente a las ganas de revivir el pasado. Todo esto puede percibirse ya no solo en el comportamiento de la persona sino como observamos en esta imagen, la forma de verse a sí mismos en edades diferentes varía bastante. Mientras el joven dibuja su rostro de lado lo que podemos identificar con miedos e incertidumbres, el anciano lo hace mirando de frente lo que puede significar que se encuentra seguro de sí mismo y que afronta la vida sin miedos. Lo que rodea la vida del joven es la pasión y las ganas de vivir que podríamos identificarlo con el color rojo de fondo, mientras que el anciano se caracteriza por su pureza y sensibilidad relacionándolo así con el color blanco. Somos seres móviles por lo que una misma persona a lo largo de los años y según las experiencias que haya vivido puede ir modelando su propio carácter, de modo que no somos los mismos en la juventud que durante la vejez. Dos etapas vitales que todo ser humano tendrá que afrontar pero muy diferentes entre sí.
INFANCIA, BENDITA ALEGRÍA E INOCENCIA Esta imagen nos ayuda a hacer un viaje en el tiempo en el que nos trasladamos unos años atrás en los cuáles todo era motivo de alegría y en los que no teníamos ninguna preocupación ni atravesábamos por situaciones de estrés, conflictos internos o indecisiones que nos provocaran infelicidad. Unos años en los que nuestra única preocupación era la reprimenda que podría hacernos nuestra madre al volver a casa con la ropa manchada como consecuencia de haber pasado un rato de juegos con nuestros amigos. Estos años en los que no hacías ninguna distinción entre las personas con las que te relacionabas. Daba igual la edad, el sexo, la raza o incluso nivel socio-económico de la otra persona cuando lo único que pretendíamos era encontrar amistad y pasar un buen rato. Debido a todo esto que caracteriza esta etapa, todos deberíamos sacar el niño que tenemos dentro, dejar de pensar por un momento en las consecuencias de nuestros actos y vivir más el día a día con la inocencia y alegría que pensábamos haber perdido.
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile