El agua como fuente de vida

Esta exposición fue creada para reconocer la importancia del agua en algunas funciones biológicas del cuerpo humano y crear conciencia sobre su cuidado, a través de su vinculación con el arte urbano. Expositora: María Olivia Sandoval Sánchez

Descenso del dios Kukulcán a la tierra, para comenzar así el ciclo agrícola.
El agua es representada por el Dios azteca llamado Tláloc.
Tláloc y Chalchihuitlicue representan la fuerza y energía de las aguas altas (lluvia, granizo, etc.) que fertilizan la tierra y alimentan la semilla y al ser por nacer, y las aguas bajas (ríos, pozos, lagos, charcos, etc.) que nos dan frescura y limpieza cotidiana, alimenta a plantas y animales.
Del dios Tláloc emerge un chorro de agua que se convierte en un océano. El agua sigue su curso, baja y surgen algunas mazorcas como símbolo de la fertilidad de la tierra gracias al agua, surgen también las flores como símbolo de su belleza y los árboles echan raíz. El agua simboliza abundancia. Del centro de la rosa, a manera de matriz, surge un ser, un feto humano que se abre paso a la vida, donde el agua le da la importancia a la vida misma.
El agua está presente en varios contextos, en el cielo, en los lagos, mares, forma parte de todos y dependemos de ella, el hombre las plantas los peces es un tesoro en común.
El agua forma parte de los seres vivos como las palmeras, interviene en las funciones celulares, está contenida en los alimentos y bebidas.
El agua es parte del hábitat de muchos animales
El agua es un líquido vital, ya que es en ella se originó la vida. Entre el 60 y el 99% de los componentes que constituyen a todos los seres vivos están formados por agua.
El 75% del planeta está formado por agua. Sin embargo, el agua del mar, debido a las grandes cantidades de sales que contiene, no puede ser metabolizada por los seres vivos terrestres. En la actualidad, el ser humano en el afán de encontrar una “mejor forma de vida” , “de cubrir sus necesidades” y “de mejorar su vida social”, ha propiciado un cambio en el medio ambiente, que ha traído como consecuencia grandes cambios atmosféricos (deshielo de los polos, inundaciones, deslaves y sequías, entre otras catástrofes del cambio climático global). Ahora el agua que pueden aprovechar y consumir las personas cada vez es menor. Un ejemplo es el que vivimos en la Ciudad de México, en donde existe una gran carencia de agua en diferentes delegaciones como Iztapalapa e Iztacalco y es aún más irónico que, al mismo tiempo, en las costas de México, como en Guerrero y Veracruz donde han sido arrasadas poblaciones enteras por graves inundaciones, también tengan una gran carencia de agua potable.
El consumismo nos consume… y consume nuestra agua
Hoy en día, debemos pagar por el consumo de agua, que nos la venden embotellada
¿Qué pasaría si existiera un “último vaso de agua”?
Si agua moriríamos en pocos días y es que todas las células y funciones orgánicas de los seres vivos dependen del agua. En el ser humano el agua es el 85 por ciento de la sangre, el 75 por ciento del cerebro, el 70 por ciento de los músculos y hasta el 22 por ciento de la osamenta.
Construyamos ciudadanía en torno al tema del agua
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile