Tormenta

Esta galería parte de la idea de comparar el movimiento romántico alemán conocido como Sturm und Drang, con la psicología del desarrollo, en especial con la psicología en materia de adolescencia, este proyecto tiene un marcado carácter subjetivo, por lo tanto esta sujeto a interpretación propia. Este consta de 5 laminas, cuatro de ellas pertenecientes a la época romántica y 1 de ellas ligeramente posterior que se encuadraría en el Neoclásico. 

En este cuadro, a mi parecer, se representa el sentimiento romántico alemán, también conocido como sturm und drang, el cual se cimentaba en una juventud que se sentía incomprendida, esto nos lleva a pensar en la posibilidad de que nuestra concepción actual de la adolescencia como un periodo de turbulencia y rechazo del poder puede tener algo que ver con este espíritu romántico que dio lugar a obras tan oscuras como la que nos ocupa. Friedrich es uno de los mayores representantes de este movimiento, en este cuadro podemos observar un claro contraste de la oscuridad con un horizonte claro, lo cual podría interpretarse como una metáfora de esta etapa vital que a pesar de ser oscura tiene una gran importancia en la configuración de la personalidad, podríamos interpretar además las zonas de claridad como el proceso de aprendizaje de la infancia hasta llegar a una juventud oscura y turbulenta. La imagen da una impresión de soledad y tranquilidad que se asemejan mucho al clásico sentimiento adolescente del rechazo y la incomprensión por parte del entorno más cercano.
En esta ocasión encontramos algo que a pesar de se frecuente en el romanticismo europeo, se ve muy en segundo plano en el romanticismo alemán o Sturm Und Drang, en el cuadro El cementerio del artista Friedrich encontramos una relación que es más que frecuente en el mundo del arte pictórico, personas mayores y referencias a la muerte y el mas allá. En este caso en particular encontramos una pareja de personas mayores en la puerta de lo que el autor define como un cementerio. Estas referencias son frecuentes en todas las épocas, y contrasta con un ámbito del Trabajo Social, ya que este busca cambiar la visión que la sociedad tiene de las personas mayores, lo cual nos lleva a tratar de alejar esa idea de que nuestros mayores son simples personas que esperan a la muerte, podríamos hablar una vez más de la probabilidad de que nuestras visiones actuales sobre los roles y las funciones de esta fase del ciclo vital podrían estar influenciadas por la oscuridad y el negativismo del romanticismo centroeuropeo, como ya pasaba con la juventud y la visión de esta como una etapa turbulenta. Esta visión puede deberse en parte a la visión de la vida como una ironía del destino que castiga al hombre, algo oscuro y que poco tiene de positivo.
En este cuadro de Turner, paisajista inglés de gran renombre, podemos encontrar un contraste con las anteriores obras, a pesar de pertenecer al mismo estilo pictórico. En este paisaje podemos observar una referencia a la visión de la infancia que se tenía en la época, a diferencia de la vejez y la adolescencia, la infancia se presenta en un marco idílico que nada nos recuerdan a la oscuridad que rodea usualmente a las demás etapas de la vida. También se observa la clara diferencia que existe entre el romanticismo alemán y el mismo movimiento en el resto de Europa, resultando mucho mas exaltado y oscuro el conocido como Sturm und Drang. En la imagen observamos un paisaje mucho más abierto y que incita al pensamiento de que la esperanza aun reside en la infancia, a pesar de que esta conduzca hacia la adolescencia y la juventud, que se ven imbuidas en un aura de pesimismo enorme. Podríamos hablar de que en este cuadro se refleja la mente de un joven, abierta, libre y dispuesta a aprender, con una gran amplitud y una cantidad de posibilidades infinitas.
A pesar de no pertenecer a la época que nos ocupa, este cuadro presenta un gran interés para la galería, tanto por mi gusto personal como por el significado que este tiene para mi. En el cuadro encontramos dos partes claramente diferenciadas, una primera más cercana rodeada por un aura de oscuridad y una central que presenta un contraste con la anterior, dando lugar a claroscuros, la parte oscura coincide con un grupo de adultos, dejando la zona más clara del cuadro para los jóvenes, esto podría interpretarse con gran facilidad como el paso de la infancia, interpretada como una época de luz y aprendizaje repleta de esperanza, hacia la edad adulta, una época oscura en la que la esperanza ya no tiene cabida y se pierde la inocencia en favor de la alienación. A mi parecer este cuadro tardío representa de una manera sutil pero clara el espíritu romántico de la adolescencia como una época turbulenta que tiene como fin la oscura etapa adulta.
No hay otra manera de terminar que con una reflexión final, y que mejor imagen para ello que uno de los cuadros más reconocidos de uno de los pintores mas reconocidos del Sturm und Drang. En esta imagen vemos reflejado todo lo que simboliza el romanticismo alemán, podemos observar a una persona que se ve claramente sobrepasada por un paisaje oscuro y poco acogedor, un cielo que se degrada desde casi el blanco hasta el negro que coincide con el mar, símbolo inequívoco y constante en la historia del arte del paso del tiempo, este degradado podría ser otra vez más una referencia a la llegada a la etapa adulta, representando la tierra que sostiene al monje el paso a la siguiente vida, momento en el que se rompe la oscuridad proporcionada por el mar. La juventud romántica representa a la perfección la falta de comprensión que en nuestra época actual va de la mano con la adolescencia, esta reflexión me lleva a pensar que este sentimiento podría ser no solo provocado por la naturaleza de la adolescencia, si no por una aceptación de los roles heredados de esta época.
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Home
Explore
Nearby
Profile