noviembre de 1938

"El judío eterno"

Getty Images

Desde sus comienzos, el régimen de Hitler perseguía a los judíos alemanes con propaganda antisemita que los acusaba de ser responsables de la derrota del país en la Primera Guerra Mundial y de la crisis económica posterior. Se proclamaron varias leyes que limitaban los derechos de los judíos a obtener empleo, educación y ciudadanía plena. El punto de inflexión fue Kristallnacht, a menudo citado como el comienzo del Holocausto, cuando la persecución social, económica y política se convirtió en violencia patrocinada por el estado, deportación y asesinato masivo.
 
Un ciudadano judío alemán 
Venta de brazaletes

Tras la invasión de Polonia, los judíos debían usar un distintivo como parte de su vestimenta: una estrella amarilla o un brazalete blanco con la estrella de David en azul. Rápidamente se generalizó el uso del distintivo amarillo denigrante en todos los territorios ocupados por alemanes.

"Solo para judíos"

Era común observar otras humillaciones mezquinas, pero sádicas. La segregación en los espacios públicos, el uso de lemas humillantes y la limpieza de aceras eran tácticas diseñadas para deshumanizar y degradar a los Judíos, y allanar el camino para la aceptación pública de las torturas aún peores que estaban por venir.

"Soy judío, pero nunca volveré a quejarme de los Nazis".
El letrero de la mujer: "Puedo aguantar al cerdo más grande y solo me involucro con judíos". El letrero del hombre: "Como buen judío, solo me acuesto con chicas alemanas".
"¡Compañeros! ¡Defiéndanse! ¡No les compren a los judíos!"

Las tiendas y oficinas de judíos eran el blanco de grafitis, piquetes y, en algunos casos, los negocios eran confiscados. 

La literatura judía y otros libros "no arios" eran destruidos en quemas de libros masivas. 

El graffiti que identificaba premisas judías disuadía a los compradores de usarlas.
Las publicaciones conocidas como "no arias" se quemaban de forma pública. 
Las sinagogas eran atacadas y destruidas.

En Kristallnacht, más de 7.500 tiendas y negocios judíos y 300 sinagogas en Alemania y Austria fueron dañadas o destruidas por completo. Enviaron a 30.000 judíos a campos de concentración, pero antes de su liberación tres meses después, más de 2.000 habían muerto.

El Holocausto había comenzado...

La mañana después de Kristallnacht en Berlín
Créditos: Historia

Curator — Sarah McDonald, Getty Images
Photographers — Fox Photos, General Photographic Agency, Henry Guttmann, Hulton Archive, Keystone Press, Three Lions Agency

Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, es posible que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y no represente la visión de las instituciones que proporcionaron el contenido (citadas a continuación).
Traducir con Google
Página principal
Explorar
Cerca
Perfil