Ellen Ochoa: Haciendo historia a bordo del Discovery

Smithsonian's National Air and Space Museum

Ochoa es una figura inspiradora de los vuelos espaciales, veterana en transbordadores en cuatro ocasiones con más de 1,000 horas en el espacio.

Dir. Ellen Ochoa in Flight Control Room of Johnson Space Center, NASA, Johnson Space Center, 2017, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

El 17 de abril de 1993, la astronauta Ellen Ochoa y la tripulación del STS-56 Discovery regresaron a la Tierra luego de una misión de nueve días. Ochoa pasó a la historia por ser la primera mujer hispana en el espacio.

En mayo de 2018, a punto de jubilarse de su cargo como directora del Centro Espacial Johnson de la NASA, Ochoa reflexionó sobre su trayectoria en vuelos espaciales y sus décadas de liderazgo en el ámbito aeroespacial.

Imagen: Ellen Ochoa en la sala de control de vuelos del Centro Espacial Johnson, 2017.

Space Shuttle Columbia STS-1 Maiden Launch - Leaving Launch Pad 39A, NASA, 1981-04-12, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

El 12 abril de 1981, todo el mundo observó el lanzamiento del STS-1 Columbia, el primer vuelo del programa de transbordadores espaciales de la NASA. Entre los espectadores se encontraba Ellen Ochoa, quien se convertiría en la primera mujer hispana en el espacio.

Ochoa contempló el despegue del transbordador cuando era estudiante de posgrado de primer año en el programa de ingeniería eléctrica de Stanford. Para ella, las nuevas posibilidades científicas introducidas por el Columbia parecían infinitas.

Imagen: El primer lanzamiento del transbordador espacial STS-1 Columbia, el 12 de abril de 1981.

Astronaut Ellen Ochoa, NASA, 1993-04-08/1993-04-17, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

"Era una nave espacial muy diferente de todas las anteriores", dijo. "Pensé que sería fantástico realizar experimentos en un laboratorio único, investigaciones que solo son posibles en el espacio, que jamás se podrían hacer en la Tierra".

Fue un punto de inflexión para Ochoa, quien durante su revolucionaria carrera participó en cuatro misiones espaciales distintas y finalmente se convirtió en la primera directora hispana al mando del Centro Espacial Johnson (JSC) de la NASA.

Imagen: La astronauta Ellen Ochoa usando una cámara de mano de 70 mm para grabar una escena del océano durante la misión ATLAS 2 en el transbordador espacial Discovery STS-56 en 1993.

Space Shuttle Challenger STS-51L Explosion, NASA, Kennedy Space Center, 1986-01-28, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

Convertirse en astronauta de la NASA no le resultó sencillo. Seis meses después de que Ochoa había enviado su solicitud, se llevó a cabo la 25.ª misión del programa de transbordadores espaciales: STS-51-L, Challenger. Debido a la tragedia subsiguiente, la NASA suspendió temporalmente la selección de astronautas.

"Por supuesto, tuve que pensar si todavía me interesaba", dijo Ochoa. Pero su pasión por dedicarse a la ciencia y los vuelos espaciales seguía intacta.

Un año después, convocaron a Ochoa para una entrevista. Se presentó por primera vez al JSC, un lugar cuyo funcionamiento interno llegaría a conocer en profundidad. (De hecho, era la primera vez que Ochoa visitaba un centro de la NASA). Tiempo después, recibió la noticia de que no la habían seleccionado.

"Algunas personas habrían pensado: ‘Fracasé’, pero yo no lo vi así", dijo Ochoa. "Traté de enfocarme en cómo podía convertirme en una mejor candidata".

Imagen: La explosión del transbordador espacial Challenger STS-51-L, el 28 de enero de 1986.

Portrait of NASA Astronaut Ellen Ochoa, NASA, 1997-01-10, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

Ochoa comenzó a trabajar en otro puesto de la NASA y obtuvo la licencia de piloto de naves privadas. Luego, con nuevas habilidades en su currículum, se volvió a postular. Esta vez la aceptaron.

Imagen: Retrato de la astronauta de la NASA Ellen Ochoa, 1997.

Ellen Ochoa plays the flute on STS-56, NASA, 1993-04-17, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

Después de varios años de entrenamiento, Ochoa finalmente abordó el STS-56 Discovery para estudiar la capa de ozono de la Tierra. Tener la oportunidad de hacer experimentos en el espacio, con la Tierra de fondo a 300 kilómetros, fue "más de lo que jamás hubiera esperado", dijo Ochoa.

"No se trataba solo de explorar el espacio", dijo. "Estábamos allí con un propósito. Había personas que contaban con nosotros. Teníamos un trabajo que hacer y debíamos cooperar para cumplirlo".

Desde ese primer vuelo, la colaboración fue fundamental para el éxito profesional de Ochoa, ya sea como líder de la rama CAPCOM de la NASA o como pionera en el desarrollo de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Imagen: Ellen Ochoa tocando la flauta en el STS-56.

Dr. Ellen Ochoa, Director of the Johnson Space Center, NASA Johnson Space Center, NASA, 2017, De la colección de Smithsonian's National Air and Space Museum

Cuando reflexionó acerca de casi tres décadas en la NASA, también anticipó los próximos descubrimientos importantes, como nuevos experimentos a bordo de la ISS y la nave espacial Orión de la NASA, diseñada para que los humanos lleguen más lejos que nunca en el espacio. Es un momento emocionante en la exploración espacial, que se remonta al viaje de Ochoa al JSC hace décadas, con todas sus posibilidades futuras.

"Es un momento que uno nunca olvida. Te cambia la vida por completo, para siempre".

Imagen: Ellen Ochoa como directora del Centro Espacial Johnson, 2017.

Smithsonian's National Air and Space Museum
Créditos: todo el contenido multimedia
En algunos casos, puede que la historia destacada sea obra de un tercero independiente y que no represente la visión de las instituciones cuyas colecciones incluyen obras expuestas de Google Arts & Culture.
Google Apps