Muchacha leyendo una Carta

Old Masters Picture Gallery, Dresden State Art Museums

El cuadro "Muchacha leyendo una carta" fue una de las primeras obras en representar escenas de interiores enfocadas en figuras que realizaban actividades domésticas íntimas.

Vermeer revela la parte posterior de una habitación de techo alto, de la cual aproximadamente un tercio está cubierto por una cortina que cuelga sobre el lado derecho.

Frente a una ventana abierta, aparece una muchacha de pie que se muestra de perfil completo, absorta en la lectura de una carta. Se trata de una escena poética que transmite una sensación casi mágica de paz y tranquilidad.

Unos pocos muebles

(una silla ubicada en un rincón...

...una mesa cubierta con una alfombra sobre la cual está apoyada una fuente llena de frutas para separar al espectador de la figura), se combinan con el objetivo de definir mejor el espacio pictórico.

La mesa, que tiene encima una alfombra arrugada, y la cortina corrida hacia la derecha en primer plano cumplen la función de barrera composicional (un "realce"), que le impide al espectador ver el espacio bloqueado en el fondo.

La cortina del lado derecho no es un componente de la habitación de la muchacha, pero está ubicada claramente en un plano diferente de la imagen, más cerca del espectador.

Está colgada con 10 pequeños anillos en un una vara de metal que, al parecer, está sujetada a un marco de madera.

Dando a entender que fue corrida recientemente, revela una escena que, de otra manera, hubiera permanecido oculta. Esta parece ser la única obra en la que Vermeer usó esta técnica "trompe-l’œil" (que en francés significa "engañar el ojo", es decir, pintar de una manera en la que se crea la ilusión óptica de que los objetos existen en tres dimensiones).

El reflejo de la "Muchacha leyendo una carta" en la ventana es uno de los detalles más atrapantes de la pintura, ya que brinda una imagen indirecta del enigmático rostro de la joven. Sin embargo, el ángulo de la cabeza y del peinado no se corresponde de forma exacta con el reflejo, y la forma del escote es completamente distinta.

Además, es imposible lograr ese reflejo a partir de la posición en la que se encuentra la muchacha dentro de la habitación. Las imágenes radiográficas han revelado que, en una versión anterior de esta obra, la figura de esta "Muchacha leyendo una carta" era más pequeña y aparecía de perfil de tres cuartos desde atrás, por lo que el rostro debería haber estado más inclinado hacia la ventana.

Esta cabeza de león corresponde exactamente a la forma de las tan características cabezas de leones talladas en las sillas españolas, que eran populares en los Países Bajos durante la época de Vermeer.

Muchacha leyendo una Carta by Johannes VermeerOld Masters Picture Gallery, Dresden State Art Museums

Créditos: reportaje

Esta exhibición forma parte del Proyecto Vermeer de Google.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Página principal
Explorar
Cercano
Perfil