La Joven de la Perla

Mauritshuis

"La joven de la perla" de Johannes Vermeer es la pintura más famosa en el Mauritshuis. Muchas personas quedan cautivadas por cómo la joven se vuelve hacia el espectador, por su mirada y por los colores. Sin olvidar la luz.

Aunque probablemente una joven se sentó y posó para la pintura, esto no convierte a la obra en un retrato. No muestra suficientes rasgos específicos para serlo: no hay lunares, cicatrices ni pecas. En lugar de ser un retrato, esta pintura es un "tronie". Así es como se conocían a los estudios similares de un determinado tipo de personaje en la época de Vermeer.

Vermeer no pintó todos los detalles que uno cree que ve. Por ejemplo, la nariz de la muchacha. Puedes ver una nariz, ¿pero dónde está el puente nasal? Vermeer lo pintó con el mismo tono rosado que la mejilla derecha. Además, no trazó un contorno definido, de manera que la nariz se funde a la perfección con la mejilla. Esto quiere decir que el espectador ve un puente nasal que, en realidad, no existe.

La perla es demasiado grande para ser real. Probablemente sea una perla de imitación. Vermeer solo usó dos pinceladas blancas para pintarla: una en la parte inferior para reflejar el cuello de la vestimenta y otra, más gruesa, en la parte de arriba. No hay nada más, ni siquiera un gancho plateado.

La joven mira al espectador con ojos grandes y vidriosos. Pero ¿por qué? ¿Está libre de preocupaciones o siente curiosidad? ¿Está triste o es tímida? ¿Quizás está enamorada? Al dejar indefinidas las esquinas de los ojos, Vermeer no da indicios de su estado emocional. Esto dificulta la lectura de su expresión, de manera que nuestro cerebro tiene que completar los detalles. Quiere decir que nuestro cerebro determina el modo en que nos mira. Y la interpretación es diferente para cada uno.

La joven nos mira con sus grandes ojos y hace contacto visual. Pero también lo hace con la boca. Sus labios gruesos y rojos están ligeramente separados, como si estuviese por decir algo. En la pintura roja, Vermeer agregó algunos destellos sutiles en blanco. Esto hace que sus labios parezcan húmedos. ¿Está a punto de decir algo o se está preparando para dar un beso?

En un inventario realizado después de la muerte de Vermeer, esta pintura fue descrita como "tronie en estilo turco". Sin embargo, la joven no es ninguna belleza turca. Muy lejos de serlo. Se trata de una joven de Delft que se vistió para Vermeer como una mujer exótica y turca. Su turbante de bufandas azules y amarillas es particularmente llamativo. Las jóvenes de Delft no habrían usado tocados como este, de manera que este turbante vino directamente de un cajón del vestuario de Veermer. La chaqueta con el forro de manga plisada, por el contrario, seguramente habría formado parte del atuendo de las mujeres elegantes de Delft.

Vermeer firmó su pintura con las iniciales VM.

La Joven de la Perla de Johannes VermeerMauritshuis

Créditos: reportaje

Esta exhibición forma parte del Proyecto Vermeer de Google.

La imagen gigapixel "La joven de la perla" ha sido digitalizada por Madpixel y es parte de la aplicación Second Canvas Mauritshuis.

Créditos: todos los contenidos multimedia
En algunos casos, el reportaje destacado es obra de un tercero independiente y no siempre representa los puntos de vista de las instituciones indicadas a continuación, que son las que han proporcionado el contenido.
Aplicaciones de Google