"aprehender"

Según la RAE (2014) aprehender es: “Coger, asir, prender a alguien, o bien algo, especialmente si es decontrabando”. Para mí significa mucho más desde que tengo 16 años. Un profesor me explicó que aprender (sin H) es lo que hacemos en la escuela, estudiar para poder aprobar los exámenes y cumplir así el deseo de los que están arriba y que aprehender (con H) es construirte como persona, aprender de la vida y asimilar de verdad los conocimientos para incluirlos en tu forma de vivir, yo siempre digo que aprehender es “quedarse con lo que uno quiere de todo lo que va conociendo”. Considero, o por lo menos en mi caso fue así, que es en la adolescencia cuando empezamos a formar nuestra conciencia, nuestras ideas, nuestra forma de vivir la vida y nuestros proyectos. Como para mí fue una etapa de mi vida muy importante y en la que comencé a aprehender he querido dedicarle esta galería.

La adolescencia pasa por muchísimas etapas al igual que el sol al amanecer. Al principio del proceso se esconde detrás del agua, desconocido sin que nadie pueda verle ni darse cuenta de que está ahí, gritando para que le oigan, incomprendido. Cuando se decide a salir empieza a vencer a la oscuridad y a exponerse, a mostrar quien es. Es entonces cuando el cielo se inunda de color, unos más vivos que otros al igual que las experiencias que se viven durante la juventud que terminan configurando a la persona, unos mejores que otros. Finalmente, al pasar por todo el proceso, en el caso de la maduración adolescente el de la configuración de la persona, el sol encontrará un cielo claro, todos le verán y él apreciará el mundo de una forma distinta, una en la que ya todo tendrá más claridad y entenderá su función en el mundo aunque, a veces, aparecerán algunas nubes.
Este cuadro titulado "Black Obi" del autor Okada Saburosuke muestra una joven japonesa aspirante a Geisha, una Maiko. Esta tradición hace que desde niñas hasta que alcanzan una cierta madurez esten formandose en las artes y el protocolo tipico japones para, cuando alcanzan la profesionalidad, dedicarse a entretener y exhibirse en fiestas. Sabemos que la mujer de este cuadro es una joven por su expresión y su mirada delicada, sincera e incluso distraída. Los tonos claros del cuadro y especialmente de su vestimenta quieren transmitirnos la inocencia y la pureza de la infancia.La falta de maquillaje en su rostro nos muestra sus facciones infantiles y su falta de formación. Parece estar abstraída en sus pensamientos ansiando convertirse en Geisha. Su postura aparentemente cansada nos transmite el duro trabajo que tiene que realizar una Maiko durante su formación.
Se habla de los adolescentes como un grupo uniforme y cerrado, caracterizado por una época de cambio llena de berrinches, "mal humor" y despegue de la familia. Sin embargo, hay que mirar más allá, en este periodo las personas empiezan a conocerse a sí mismas y a formarse. Esta fotografía me recuerda este colectivo "uniforme y cerrado" que conforman los adolescentes. En esta época unos se sienten o son invisibles de forma que quedan apartados, otros llaman mucho la atención y pueden llegar a estar sobre los demás o mantenerse al margen de la realidad que supone... Al final sí, todos pasamos por la adolescencia que evidentemente comparte ciertas características pero finalmente a demás de la edad y del periodo poco compartimos las personas en esta época. Cada uno evoluciona a su ritmo y de forma diferente, no se puede encasillar ni acotar de forma que se corten las alas del crecimiento.
La educación liberará... Que frase tan corta y tan ruidosa. En este mural podemos ver como la educación liberará. Un niño enjaulado que muestra la violencia simbólica con la que nos educan, porque no soy yo quien aprehendo, ellos me educan. Desde el niño en la jaula se muestra un tránsito, una apertura al mundo, el verdadero conocimiento hasta llegar a la liberación. La liberación, simbolizada con una paloma de libertad y paz interior porque, cuando conocemos y nos conocemos, nuestro estado mejora y se hace propio. La paloma no es blanca, está labrada de experiencias, desengaños, momentos difíciles y sorpresas ya que, aprender no es memorizar, aprehender es vivir. Volar sobre el mundo y contemplar lo que acontece, querer cambiarlo y mejorarlo y seguir creciendo. Porque, si no nos dejan vivir como queremos… seguiremos luchando por crecer, si no nos dejan soñar... no les dejaremos dormir.
"La palabra o la vida" La libertad dormida por fin ha despertado. Levanta el tiempo el ancla para seguir su ruta, y la mirada, libre de toda nube, escruta el más amplio horizonte que el sol ha iluminado. Escuchad la palabra que del alma despega para que sean claros los caminos oscuros.Escuchad la palabra que atraviesa los muros porque es algo de todos, y el corazón nos llega. A su paso la bruma se vuelve fugitiva y se mueven las tierras sin que un dios las sacuda; el más hondo secreto de ayer se desnuda y la voz de los vientos se levanta agresiva. Los pueblos que han llegado con su dolor muy lejos en las entrañas cantan un júbilo inminente.Una nueva alegría pone clara la frente y limpia las pupilas hasta hacerlas espejos. Escuchad la palabra que la forma dibuja de la vida más bella. Escuchad la palabra que a viajar nos empuja por encima del pájaro, más allá de la estrella. - Agustín Millares
Credits: All media
This user gallery has been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile