Feb 19, 2013

Chuchita 

Museo Casa del Mendrugo

La habitante más antigua de la ciudad de Puebla y su importancia arqueológica. 

La Casa del Mendrugo: Casa de Chuchita
La Casa del Mendrugo es el primer sitio arqueológico localizado dentro de la Zona Monumental de Puebla, México, en que se han recuperado evidencias de población prehispánica. Ahí se localizó un entierro humano que corresponde a una mujer ahora conocida como  "Chuchita", hasta el momento el ser humano más antiguo conocido que ha vivido en lo que actualmente es la ciudad de Puebla; habitó una aldea en la ribera del río Almoloyan o San Francisco, actualmente Boulevard Héroes del 5 de mayo, hace aproximadamente 3500 años. 

Ella es Chuchita, una mujer que vivió aproximadamente 60 años. Fue un personaje importante en su comunidad, que recibió cuidados y amor del grupo al que pertenecía.

Bautizada así por Arnulfo Allende y Oswaldo Camarillo; los arqueólogos que la descubrieron, es la habitante más antigua conocida en lo que hoy es la Ciudad de Puebla, México. Su tumba fue descubierta durante los trabajos de restauración de la antigua casona llamada "del Mendrugo" que según la leyenda fue construida por los Jesuitas con los "mendrugos" o limosnas que les donaban sus benefactores a finales del siglo XVI.

El descubrimiento de Chuchita modifica la historia hasta hoy contada sobre la fundación de la Ciudad de Puebla; ya que se afirmó que se trataba de un valle deshabitado antes de la llegada de los españoles.

Acompañan a Chuchita restos de un segundo personaje de sexo masculino de estructura corporal robusta, de edad menor a Chuchita, muerto hacia los 40 años de vida. Sus restos se encontraron junto a los de Chuchita pero dispersos por remoción a la hora de abrir un pozo para extraer agua durante el siglo XVIII.

Se trata entonces de un entierro múltiple, ya que se encontraron algunos elementos óseos adicionales que indican que en el lugar hubo otros entierros.

La arqueología de Puebla
La ciudad de Puebla fundada en abril del año 1531, representa para la arqueología un caso muy especial. Los orígenes, antecedentes y condiciones en torno a su fundación y desarrollo son los aspectos más estudiados y controvertidos de su historia, y por supuesto uno de los temas más atractivos para la investigación. Esto debido a que se localiza en medio de ciudades mesoamericanas de gran relevancia como: Cholula, Tlaxcala, Cuautinchán, Totimehuacán y Tepeaca. Sin embargo, la dificultad de acceso a las fuentes primarias de investigación y enfoques limitados han arrojado leyendas, interpretaciones simplistas y acríticas así como hipótesis fantasiosas y faltas de argumentos sólidos.  
La Casa del Mendrugo formó parte del primer colegio Jesuita de la ciudad: el Colegio de San Jerónimo. Se localiza una cuadra detras de la Catedral de la Ciudad de Puebla, hacia el río Almoloya; actualmente entubado bajo el Boulevard Heroes del 5 de Mayo.

La osamenta de Chuchita, estaba acompañada por una rica ofrenda consistente en ollas de barro, platos y tazones, ricas joyas de piedra verde y concha nácar.

En Puebla existen dos posiciones académicas con respecto al pasado indígena de la ciudad. La primera es de aquellos quienes consideran que los cronistas del siglo XVI, encabezados por Fray Toribio Paredes de Benavente “Motolinia”, dicen la verdad en cuanto a que la ciudad se erigió en un sitio totalmente vacío.

Entre los objetos de la tumba destacan figurillas femeninas de barro.

Con base en esa referencia del principal cronista, testigo presencial y parte del grupo que impulsó el establecimiento de la ciudad, surgió la "leyenda de los ángeles" que anunciaba a Fray Julián Garcés en un sueño, el sitio y la traza de la ciudad.

La oposición por su parte argumenta la presencia de tres ciudades prehispánicas en el valle central de Puebla, vivas y funcionando al momento del arribo de los conquistadores hispanos. Sostiene además la idea de una destrucción y ocupación violenta por parte de los colonos para fundar la Puebla de Los Ángeles.

Puntas de flecha y navajas de obsidiana que usaban como herramientas de caza, defensa o utensilios encontradas en la ofrenda de Chuchita.

Por otra parte, existe un cúmulo de estudios históricos sobre la época virreinal que durante muchos años han simulado un profundo conocimiento de los patrones demográficos, el desarrollo urbanizador de la metrópoli y su proceso de edificación, material que en realidad resulta incompleto.

Una de las joyas más importantes de la ofrenda de Chuchita fue este pectoral de piedra verde finamente tallado. En la antigüedad prehispánica el material era la piedra verde, sin importar su composición.

Este escenario prevaleció hasta tiempos muy recientes por la imposibilidad de contrastar los datos históricos sobre los orígenes indígenas, fundación y desarrollo colonial de Puebla con evidencia arqueológica.

Figurillas humanas de piedra verde dentro del ajuar de Chuchita nos indican que ella pertenecía a una cultura fuertemente influenciada por los Olmecas, cultura del sur de México, considerada la cultura "madre" de Mesoamérica.

Chuchita usaba estos espejos de magnetita finamente pulidos, como instrumentos o amuletos: para hacer trazos, señales o rituales.

Tienen perforaciones y un círculo perfectamente tallado en el centro apenas perceptible.

Arqueología urbana en el siglo XX
A partir de los años sesenta creció entre los arqueólogos el interés por abordar aspectos de la historia del periodo virreinal en México; en Puebla, después del establecimiento de la delegación estatal del INAH en 1972, se realizó Arqueología Histórica en diversos proyectos de manera no-consciente, como parte de intervenciones para la restauración y nuevos usos de edificios con valor patrimonial.

Las figurillas humanas de piedra están dañadas curiosamente en la zona de la cabeza, pudiendo este ser un daño provocado intencionalmente, pues Chuchita, a decir de los antropólogos físicos que la estudiaron, murió de una grave fractura en el cráneo.

A fines del siglo XX (1996-1998), se llevó a cabo el Proyecto de Salvamento Arqueológico del Paseo de San Francisco, primer proyecto de investigación de Arqueología Histórica en Puebla, así como las intervenciones para restauración arquitectónica en monumentos históricos afectados por los sismos de junio y septiembre de 1999.

La presencia de pectorales de concha nácar entre las joyas de Chuchita indica el intercambio comercial con las culturas costeras en aquella época.

Todos estos hallazgos, sin duda, dieron una importancia más formal a la Arqueología Histórica en Puebla.

Este plato polícromo fue encontrado junto con otros al lado de la osamenta de Chuchita. Para hacer más llevadero el viaje de los muertos al inframundo, la familia les preparaba comida que se colocaba en tazones, cuencos y cajetes.

Posteriormente se han tenido nuevas oportunidades de aplicar la Arqueología dentro de la Zona Monumental de Puebla, lo que permitió obtener datos de gran importancia en el replanteamiento de la historia de la ciudad desde la época prehispánica.

Diversos tipos de utensilios de barro de uso doméstico se localizaron en la excavación de rescate de la tumba de Chuchita.

Fundación Casa del Mendrugo
Credits: Story

Fundación Casa del Mendrugo A.C.
Intituto de Investigaciones Antropológicas - UNAM
Escuela Nacional de Antropología e Historia - INAH

Arnulfo Allende-Carrera - INAH Puebla.
Descubridor

Oswaldo Camarillo-Sánchez - ENAH, UNAM
Carlos Serrano Sánchez - ENAH, UNAM
Estudio y salvamento de la osamenta

Víctor Hugo Durán-Castillo
Producción Audiovisual

Víctor Hugo Durán-Castillo
Alma Rosa Muñoz López
Fotografía

Diana Laura Martínez-Viveros
Edson Armando Méndez-Albavera
Edición

Credits: All media
The story featured may in some cases have been created by an independent third party and may not always represent the views of the institutions, listed below, who have supplied the content.
Translate with Google
Home
Explore
Nearby
Profile